lunes, 1 de junio de 2009

"V" de Vendetta




Es muy complicado escribir sobre algo de lo que no haya información en la red, pero más difícil es saber que ese hecho ocurrió. Una vez que lo sabes ya te puedes empapar de información buscando con tito Google.
Hoy os quiero acercar un hecho poco conocido en nuestro país, pero que tuvo una relevancia muy importante en Inglaterra. El título os sonará seguro de una película de no hace mucho y que además está bastante bien, cuyo protagonista cubre su rostro con una máscara que imita las facciones de otra persona, Guy Fawkes.

Guy Fawkes es recordado cada año a lo largo y ancho de Inglaterra como uno de los mayores villanos de todos los tiempos. Es sinónimo de un crimen que no se llego a cometer. Tampoco fue el instigador de la conspiración descubierta, pero ha pasado a la historia como máximo responsable.
La "Conspiración de la Pólvora" fue una complot católico para acabar con el protestantismo acabando con la vida del rey, cabeza visible, de la casa Estuardo Jacobo VI (junto con el resto de la familia real y demás aristocracia protestantes) volando por los aires el Parlamento el día de su apertura anual, el 5 de Noviembre de 1.605, y les faltó bien poco para conseguirlo.

Guy nace en York en 1.570. La madre del pequeño es católica pero su padre es protestante, así que es bautizado por el rito anglicano en una iglesia cercana a su casa. Cuanto Guy cuenta con ocho años su padre muere y su madre se vuelve a casar con un católico, así que toda la familia se convierte al catolicismo.
Hacemos un alto en el camino para explicar un poco como estaba Inglaterra sobre esta época para los católicos romanos, que es la razón principal del complot. La frase que lo resume es "está jodida la cosa". Inglaterra es un caos en lo que a la religión respecta, católica antes de Enrique VIII, protestante después, luego otra vez católica con María Estuardo (Bloody Mary) y vuelta al protestantismo con Isabel I. El rey Jacobo, escocés y protestante tubo más manga ancha que sus predecesores con la religión contraria, pero después del complot los cristianos se agarraron los machos.

Seguimos, alrededor de 1.590 Guy va como exiliado a Flandes para luchar bajo el blasón imperial español contra los protestantes holandeses. Es aquí donde españoliza su nombre por el Guido, mucho más bonito lo mires por donde lo mires. También es aquí donde se hace un auténtico experto en el manejo de la pólvora y de una técnica para el encendido de explosivos mediante un "tren lento", o lo que es lo mismo, encender la mecha hecha con pólvora hasta los explosivos horas antes de la hora establecida para la explosión, como un reloj rudimentario, este dato es esencial para la historia.

Después de acabar la guerra y a través de un veterano de su compañía, Thomas Winter conoce a Robert Catesby, activista católico, auténtico cerebro de la trama, hombre muy carismático y con imán. Tan carismático que logra reunir bajo su causa a ocho hombres afines a sus pensamientos sabiendo que si los cogen no los salva ni la redención y que el castigo es brutal...si sólo fuera la muerte.
En la primavera de 1.604 empieza a tomar forma en casa de Catesby el complot y la manera de ejecutarlo, el trío calavera que empieza la movida está compuesto por Robert Catesby, Thomas Winter y Jack Wright. Más tarde se une a ellos nuestro colega Guido debido a su pericia con la pólvora. Hasta la fecha del atentado completan el elenco de estrellas Thomas Bates, Robert Winter, Christopher Wright y Thomas Percy, aunque en realidad son un total de trece personas, (hacía falta pasta para llevarlo a cabo) lo cual hace bastante difícil que se mantenga en secreto.
Todos ellos se ven como bravos guerreros luchando por una causa sagrada y justifican la barbaridad que pretenden hacer en el nombre de Dios. Pero conforme van pasando los meses asaltan las dudas incluso a Catesby, le cuenta, bajo secreto de confesión a un amigo predicador jesuita llamado Tesimond el complot, este se queda cuadros y con el permiso de Catesby, Tesimond le cuenta a su vez al padre Garnet los hechos, ambos callan, pero ocho meses más tarde lo cuentan todo y pagan con su vida su silencio. Eso es confiar en amigos y lo demás tonterías.


El 20 de Mayo de 1.604 se reunen en una popular posada de Londres llamada "The Duck and Drake" la banda del moco, donde Catesby expone su plan definitivo. La pólvora será colocada en un túnel excavado debajo del Parlamento a la espera que se abra el mismo por parte del rey, Guido será el encargado de encender la mecha y salir pitando y no parar hasta Flandes. Una vez que haya volado todo y todos por los aires y en mitad de la confusión, lo siguiente es secuestrar a la hermana del rey Jacobo, Isabel y ponerla en el trono como un títere manejado por los católicos y restaurar el catolicismo, otra vez, en Inglaterra. También esperan que haya una revuelta católica en el país y refuerzos católicos del exterior que ayuden con el tema, en definitiva, una locura, principalmente porque nadie sabia, excepto ellos, la que iban a liar, por lo tanto poca ayuda inmediata podrían recibir y menos aún de la población. Algunos de ellos se acobardan viendo lo complicado del tema, pero una vez más Catesby saca a relucir su personalidad y los vuelve a convencer.
Todo va según lo previsto, compran la pólvora en los muelles de Londres y la transportan río arriba hasta una casa en Lambet. La pólvora la consiguen, 36 barriles, diciendo que es para luchar en Flandes contra el español, algunos de los conspiradores eran además de mandos militares personas influyentes en la sociedad civil de la época, así que la transacción es completamente legal. La pólvora en esa época abunda después de la guerra contra España y la debacle de la Gran Armada.
Percy, como caballero jubilado tenía derecho a vivir cerca del Palacio de Westminster (Parlamento) y tenia alquilado una casa en la zona, y desde aquí empezaron a excavar todo lo rápido de lo que eran capaces, pero era más complicado de lo que creían, no iban a llegar a tiempo y eso que la apertura se retraso, por una epidemia de peste, desde primeros de Octubre hasta la nueva fecha que era el 5 de Noviembre.
Pero ohhhhhhhh!!!! que casualidad más grande!!!! en los bajos del Parlamento se acababa de abandonar una bodega que podía ser alquilada por quien quisiera, a falta de pocos días para la apertura, había más, pero estaban todas ocupadas. ¿Qué significaba esto? esta claro, los habían cazado, pero ellos no lo sabían.


Guido ante el rey justo después de prenderle. Haciendo gala de una serenidad asombrosa al preguntarle el rey Jacobo que si se retracta de lo acontecido, le dice que no, que lo único que lamenta es haber fallado y no poder asesinarle. Con un par.

El 26 de Octubre William Parker, barón de Monteagle y familia de un conspirador, Tresham, recibe una carta "anónima" diciéndole que no se le ocurra ir a la apertura ya que su vida corre peligro, todavía no se sabe quién mando esta carta, pudo ser el propio Tresham o Robert Cecil, conde de Salisbury, que había tejido una tupida de red contraespionaje para eliminar definitivamente a los activistas católicos. La leyenda cuenta que el propio conde enterado del complot y las dificultades que tienen los conspiradores para acabar el túnel, ordena dejar libre la bodega que estos alquilan para tenerlos controlados.

Catesby y Fawkes llevan por el río la pólvora hasta la bodega cubiertos por la noche, pocos días antes del día D, Fawkes se queda dentro de la bodega desde el día 3 muerto de asco, ya me diréis la diversión que hay dentro de una cueva oscura, húmeda y rodeado de pólvora.
El rey estaba obsesionado con morir asesinado desde que su padre fue reventado literalmente por una carga de pólvora y cuando se enteró el 1 de Noviembre del complot se puso como un flan, el conde de Salisbury le recomendó que mantuviera la calma que estaba todo controlado.
Sir Thomas Knevett, el jefe de seguridad del Parlamento comandando un grupo de los Yeoman of the Guard, en la madrugada del día 5 registra todas las bodegas y descubren al pobre Guido con las manos en la masa y apunto de encender la mecha lenta. Llevaba un reloj, una linterna, y varias mechas.



Estas son las firmas de Guido, antes y después del suplicio en la Torre del Londres ¿No hay que explicar cual es cual, no?

Inmediatamente es hecho preso, la noticia corre rauda por Londres y el resto de conspiradores se enteran. Es llevado a la Torre del Londres y tras dos días de tortura canta como un gorrión los nombres de sus compañeros de complot. Los ocho principales son hechos prisioneros y se dicta sentencia, la pena por alta traición es la siguiente: "Colgarlos del cuello sin dejarles morir, seccionándoles los genitales, echándolos al fuego ante sus propios ojos y, hallándose aún vivos, destripándoles y arrancándoles el corazón antes de decapitarles y despedazarles. Luego se expondrían ante el público las cabezas clavadas en picas y serían arrojados los restantes trozos a los pájaros para su alimento"...no es de extrañar pues las dudas que algunos de ellos tenían en caso de fallar y que se descubriese el pastel.


Una bonita estampa con la ejecución de los reos

A raíz de esto una ola anticatólica recorre Inglaterra de costa a costa, los católicos fueron expulsados de cualquier profesión relacionada con las leyes, no podían acceder a la oficialia en el ejército, fueron estigmatizados por el resto de la población y no podían ejercer el derecho al voto. Estas prohibiciones estuvieron vigentes hasta bien entrado el siglo XIX, y aún hoy en día ningún monarca inglés se puede casar con alguien que sea católico.

Hoy quedan tradiciones consecuentes de este hecho, por ejemplo, la madrugada de antes de la apertura del Parlamento que con tan gran pompa y boato realiza la reina, un grupo de Yeoman recorre las bodegas como aquel 5 de Noviembre de 1.605, ya sabéis lo que les gustan las tradiciones a estos británicos.
Y por supuesto la "Noche de la Hogueras" o "Bonfire Night", ese mismo día en toda Inglaterra, como nuestra noche de San Juan, se encienden hogueras con la efigie de Guido para dar gracias a Dios por no haber permitido que el atentado tuviera lugar, que el no rey no sufriese ningún daño y que el catolicismo no triunfara. Por supuesto ahora ha cambiado mucho la razón de ser de esta fiesta, ya no hay tantos radicalismos y se suele quemar la efigie del mal político de turno o del patético personaje que está de moda.

P.D.: La pólvora jamás pudo explotar ni encenderse debido a la mala calidad de la misma y a la humedad del ambiente aunque Guido hubiese llegado a prenderla.

RECUERDA, RECUERDA EL CINCO DE NOVIEMBRE, PÓLVORA, TRAICIÓN Y CONSPIRACIÓN.

Todas imágenes menos la primera están sacadas del libro "GUY FAWKES and the gundpower Plot" de Pitkin Guides.